Archivos de la categoría Política y gobierno

¿Podemos Imprimir el RFC del SAT sin contraseña?

El Imprimir RFC SAT sin contraseña es algo que no se puede hacer (al menos si lo haces desde el portal oficial del Servicio de Administración Tributaria), puesto que uno de sus candados de seguridad precisamente obliga a que los visitantes se identifiquen, si es que quieren llevar a cabo algún trámite en línea dentro de esa página.

Sin embargo, hay otros sitios en donde  se puede calcular el RFC, sin necesidad de utilizar ninguna clave de acceso especial, puesto que sólo debes poner tu nombre completo y fecha de nacimiento, hay algunos que funcionan y otros no.

Lo malo de esto es que esos métodos no son del todo confiables, ya que no ofrecen la garantía de colocar la homoclave que le corresponde a cada ciudadano. Vale la pena recordar que el SAT es el único órgano oficial que está capacitado para asignar esa combinación de números y letras.

Por lo tanto, cualquier otra aplicación que se utilice para este fin, no contará con los algoritmos necesarios como para homologar esa sección del RFC. De hecho, lo que utilizan este tipo de formularios creados por terceras personas, son cálculos generados originalmente en una hoja de Microsoft Excel o programas similares, para crear la ilusión de que en efecto las personas pueden obtener su RFC.

Si tu deseo es solicitar una copia fiel de tu Cédula de Identificación Fiscal, lo que debes hacer es acudir a la oficina de recaudación de impuestos más cercana a tu domicilio (no se necesita agendar una cita).

Cualquier asesor que te atienda, está capacitado para actualizar tu status de Persona Física y otorgarte una contraseña de acceso al portal sin costo alguno.

No obstante, hay un nuevo método en el cual podemos pedir una clave de acceso, sin tener que presentarnos en las instalaciones del SAT.

En el caso de que durante tu registro hayas proporcionado una dirección de correo electrónico, haz lo siguiente:

– Ingresa a este enlace: https://rfc.siat.sat.gob.mx/PTSC/RFC/menu/?opcion=4

– En esa página ingresarás directamente al apartado de “Acuses del RFC “. Es decir, una sección en donde los ciudadanos pueden obtener una copia de su CIF.

– Sé lo que estás pensando en estos momentos, pues el encabezado de la página dice claramente “Acceso por contraseña”. A pesar de ello, no debes preocuparte, pues aquí viene el tip.

– Oprime encima del link “¿olvidaste tu contraseña?” Y de inmediato serás enviado a la sección de restablecimiento de contraseña. El sistema te preguntará si cuentas con tu firma electrónica. Marca la opción de “No”.

– En ese momento, se te indicará que ingreses tu RFC con Homoclave. Asimismo, el sistema identificará si hay un correo registrado con esa combinación de números y letras. Si es así, te aparecerá en pantalla y lo único que deberás hacer será seleccionarlo para que te envíen una “Liga de recuperación”.

– Después abre tu e-mail y busca el mensaje del SAT (a veces se almacena en la bandeja de correos no deseados).

– Abre el mensaje, oprime el enlace y coloca una nueva contraseña de ocho dígitos. Por último, accede al portal de manera normal colocando tu clave del SAT y la palabra clave que acabas de crear, para que puedas imprimir RFC gratis.

Referencia: https://www.reimprimirrfc.com/

Razones legales por las cuales debe estar en el RFC

Es muy común encontrar en los foros de Internet personas que desean saber las “desventajas” de estar en el RFC, y muchas más dando respuestas a tales dudas.

Esta interrogante específica surge del desconocimiento tanto del instrumento como de la ley, pues no existe tal cosa como desventajas, en todo caso consecuencias de acciones, u omisiones al respecto. 

Muchas personas alegan no querer registrarse porque les acarrea la desventaja de tener que declarar absolutamente todo cuanto generen o perciban, tarea que debe ser realizada por un Contador.

Cuya contratación por sí sola el común la percibe como desventaja por los honorarios que cobra, quien tendrá la función de notificarle cada vez que le corresponda cancelar tributos, cuánto es el monto y cuáles son los conceptos.

Así mismo, mientras más altos sean los ingresos. Así serán los impuestos.

Esto es falso desde muchas perspectivas y, además afirmarse en esta creencia dice mucho de su disposición a mantenerse en términos de la legalidad ante la Administración y los preceptos de la norma fiscal.

¿Por qué es falso?

En primer lugar, sí debe declarar todo cuanto perciba, sin embargo existen distintos regímenes dentro del sistema fiscal para clasificarlo como contribuyente y cada uno tiene requisitos y obligaciones distintas, acordes a cada caso.

Si usted es un asalariado, por ejemplo, es quien menos responsabilidades tiene ante la Administración Tributaria, por lo que no hay razón para preocuparse.

Segundo, los servicios de un Contador son costosos, pero usted sólo requerirá de uno cuando sus ingresos, cualquiera que sea su régimen de personas físicas, superen los dos millones de pesos anuales; montos inferiores a esta cantidad pueden ser declarados a través de la aplicación Mis Cuentas en la página oficial del SAT.

Estimado lector, si usted gana dos millones de pesos anuales y se niega a declararlos. Es evidente que tiene un pequeño problema de acatamiento de autoridad, porque no toda la población puede acceder a esta cantidad de dinero, seamos sensatos.

Para exigir derechos, hay que cumplir deberes.

Tercero, obviamente que mientras más percepciones e ingresos haya tenido dentro del ejercicio fiscal, mayor será el monto de sus gravámenes.

No obstante, la ley contempla múltiples beneficios de exenciones y rebajas para cada caso, circunstancia y régimen, para todos hay, por lo que no necesariamente debe ser siempre excesivo el monto a pagar.

A la Administración Tributaria le conviene darle muchas opciones de rebajas porque de lo que se trata es de captar contribuyentes e insertar la cultura tributaria en la sociedad en general, que sepan cuál es el objetivo de cumplir con las cargas impositivas que le correspondan.

Para el Estado es preferible percibir sólo el 2% de su ingreso anual. Por ejemplo, que no percibir absolutamente nada, porque el 2% suyo, sumado al de sus vecinos, otras personas del municipio, luego del Estado, hasta llegar a percibir el de miles a nivel nacional, hacen un ingreso importante en las arcas de la Nación.

Principales consecuencias de estas desventajas

Por otra parte, hay consecuencias adicionales que sí constituyen verdaderamente desventajas muy claras, derivadas de no registrarse en el RFC.

Usted debe formar parte del padrón impositivo de la Nación porque, legalmente, a partir de los 18 años de edad, todas las personas son contribuyentes, incluso si no posee actividad económica alguna (porque es desocupado, por ejemplo). Ya que jurídicamente es declarante de derecho, aunque no sea contribuyente de hecho.

No registrarse ante el RFC también es delito fiscal, el cual debe usted evitar por encima de todo para que no afecte las actividades conexas de su vida civil, recuerde que el RFC lo piden para casi todo y esa infracción, con su nivel de gravedad, va a quedar para siempre en el sistema.

Unificar dos CURPs

Tras el informe de la Secretaría de Gobernación en su Programa Sectorial 2013-2018, en el cual se comentaba que de acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda 2010, la población de México ascendía a 112, 336, 538 habitantes, proyectando para junio de 2013 un estimado de 118, 395, 054 personas, se hicieron comparaciones con la Base de Datos Nacional de la Clave Única del Registro de Población, a octubre de 2013, la cual contaba con 177, 892, 081 registros. Descubriendo así un excedente de casi 60 millones de ciudadanos.

Los registros en exceso equivalían a la mitad de la población, por lo cual era muy posible que una sola persona contara con más de una CURP. Estos errores surgieron cuando los emisores responsables, permitieron generar claves sin contar con un documento probatorio de identidad, otra causa pueden ser los descuidos de los operadores al momento de capturar los datos en el sistema, o que los ciudadanos contaran con más de un documento probatorio de identidad.

Todas estas fallas, aunque no lo parezca, tarde o temprano pasan cuenta, impidiendo en un futuro la realización de trámites de manera correcta, por eso es recomendable que se solicite cuanto antes la “unificación” de la CURP, esto se hace ante las oficinas de RENAPO, donde dependiendo del caso, se pueden anular las claves incorrectas, después de esto, con la CURP correcta en mano, acude a aquellas dependencias que estén manejando la CURP errónea y pide una actualización de datos mostrando su nuevo documento.

Ninguna institución debe negarle el derecho a corregir sus datos cuanto usted cuenta con los documentos probatorios, así que insista en que se realice esta corrección, para que la CURP correcta aparezca en su información y se evite problemas posteriores. Pudiera parecerle poco importante porque aún no se ha convertido en un problema, pero recuerde que al tener una CURP incorrecta muchas instituciones asumen que se trata de personas distintas y le impide realizar ciertos tramites o acceder a servicios o beneficios que usted ya ha ganado.